Masiva subversión e irreverencia:

Ciudadanía hastiada, ¡al aire!

Es fundamental escuchar a la gente, a las personas que van solas a las manifestaciones, a quienes desde sus casas cacerolean, a la gente organizada. Preguntarles por su hastío, es lo que hicimos el martes 26 de octubre en Plaza Ñuñoa. Y dicen:  “Hay gran descontento social porque nunca nos han escuchado”….. “Vengo a manifestar mi descontento”. “Vine porque me da mucha pena la pensión de mi tata”. “Estoy aquí porque tenemos una tercera cámara que autorizó objeción de conciencia institucional en lo del aborto lo que es un horror”. Póngale play, escuche a la gente.