La defensa permanente a la autonomía de los cuerpos.

Si una persona, de algún modo, comienza a sentir que su orientación sexual es de deseo por su propio sexo, atracción por mujeres siendo mujer, o por hombres siendo hombres o por mujeres y hombres, me refiero a lesbianismo, hombres homosexuales, bisexuales, entre otros, tiene pleno derecho a vivirlo, nadie puede discriminarle por ello, así lo establece, entre otros, la Ley Zamudio. Mas de alguien, obnubilado por la ignorancia o por sentirse dueño de la verdad, piensa que ese camino es corregible, que si es lesbiana se puede hacer una terapia, un tratamiento o algo para dejar de sentir atracción por las mujeres. Le llaman “Terapias de conversión”. Acompáñenos con Erika Montecinos, periodista, Coordinadora de la Agrupación Rompiendo el Silencio.
Recuerde que estamos en redes sociales, puede seguirnos directamente en estos enlaces: InstagramFacebookTwitter y nuestros programas radiales están en Spotify